header

Quiénes somos

Es bien sabido que Dios da cien pasos hacia nosotros por cada paso que damos hacia Él; da el ciento por uno. La respuesta no se hizo esperar. Pocos días después el sacerdote de mi parroquia, el P. Pedro, se enteró por una amiga de mi estado de salud y de mi incapacidad para salir, y sin que nadie se lo pidiera se puso en camino para traerme la comunión del primer viernes de mes. De esta forma el Amor "inmóvil", el Don maravilloso de Jesús Sacramentado, inmediatamente se embarcó sobre los pies de un sacerdote que es y dio todos los pasos necesarios para venir hasta mi casa a llenarme el corazón de gozo, trayéndome la ańorada visita.

book

El pasado 24 de enero nos sorprendió la dolorosa noticia de la súbita muerte de nuestro hermano y amigo JUAN PEDRO SÁNCHEZ. Hombre de Dios, cristiano cabal, cursillista ejemplar. De larga y edificante trayectoria al servicio de la Iglesia y de los hombres sin distingo alguno. Exigente consigo mismo y con los demás. Estricto en el cumplimiento del deber. Invariable en los principios que practicó fielmente. De fe recia, contagiosa esperanza y caridad profunda, amó a Cristo desde el Movimiento de Cursillos, y amó al Movimiento desde su unión con Cristo. Fue hombre de una sola pieza, vertical e indoblegable. Predicó con el ejemplo de su vida la unidad de la familia y de la Iglesia; se esforzó por construir la amistad verdadera. Más que miembros y compańeros de equipo quería amigos en Cristo. Luchó sin descanso por un Movimiento que fuera instrumento eficaz de evangelización mediante el testimonio de vida de los cursillistas. Precisamente, acababa de hacer una reflexión sobre este tema en la reunión de su equipo San Pablo de Machiques el jueves 21 de enerocuando le sobrevino el infarto.

Juan Pablo II

Estaba en este momento cumpliendo su labor evangelizadora como lo hizo siempre. Nos dejó a todos una lección; ésta su última lección: esforcémonos por ser en verdad testigos de Cristo. Es la mejor manera de hacer apostolado y de conquistar hombres y mujeres que conozcan a Cristo, lo acepten, lo amen, lo sigan y lo lleven a mucho más.